gemas

ÁMBAR, GEMA CÁLIDA

Hoy me gustaría hablaros del ámbar, una “piedra” preciosa de notable belleza y singulares características que viene siendo empleada por el hombre con fines ornamentales desde hace apenas unos 30.000 años.

La peculiaridad del ámbar comienza por su origen orgánico: el ámbar no es un mineral sino una resina fósil (de pino, de algarrobo criollo) con una antigüedad de entre 30 y 110 millones de años. El ámbar se nos presenta en estado natural en una gran diversidad de colores (blanco, amarillo, rojo, verde, azul), puede ser transparente u opaco y no es raro que presente inclusiones de insectos o plantas.

Cerca de Kaliningrado, en Rusia, y bajo una capa de 100 metros de arena, se encuentra el mayor yacimiento en tierra firme del mundo: una veta de arcilla y ámbar de 9 metros de espesor. Pero el lecho de los mares Báltico y del Norte atesora ingentes reservas: tras fuertes galernas es posible encontrar abundantes fragmentos de este ámbar marino, especialmente sólido,  en las playas y  aguas someras de los países ribereños. Asimismo es muy apreciado el ámbar procedente de México y República Dominicana.

En España contamos con algunos yacimientos de notable importancia. Entre los más grandes se encuentran el alavés de Peñacerrada y el cántabro de El Soplao que además se caracteriza por la extraordinaria abundancia del rarísimo ámbar azul. Entre las inclusiones de este ámbar se cuentan miles de insectos (moscas, mosquitos, arañas, escarabajos, avispas), flores, hongos, bacterias, además de burbujas huecas llenas de agua y gases. Es fácil entender el incalculable valor científico de tales yacimientos; esos restos orgánicos azarosamente preservados por la resina  nos permiten conocer siquiera someramente el ecosistema de los dinosaurios.

Aquellos que quieran comprobar in situ la belleza del ámbar y maravillarse con el espectáculo de sus bioinclusiones pueden visitar las colecciones de alguno de estos museos:

Trabajar el ámbar

El ámbar es muy blando: presenta una dureza 2-3 en la escala de Mohs lo que significa que puede rayarse con una moneda de cobre con facilidad. Sin embargo, no resulta fácil de trabajar  puesto que es muy sensible al calor. Es preciso tener mucho cuidado al taladrarlo aunque es el pulido, sin duda,  el proceso que resulta más laborioso en el trabajo del ámbar.

Para pulir un trozo de ámbar y obtener ese lustre resinoso característico, primero tenemos que esmerilar la pieza hasta conseguir que quede muy lisa, después se frota con una bayeta de franela llena de trípoli y aceite y por último con trípoli seco aplicado con la palma de la mano. Este proceso de pulido se utiliza en piezas lisas, si las piezas están facetadas aún es más complicado.

Comprar ámbar

Para adquirir ámbar yo os recomiendo hacerlo en un comercio de confianza, ya que existen numerosas falsificaciones (copal, baquelita, celuloide) y alguna de ellas muy buenas. Pero ante la duda os anoto varias formas por las que podréis detectar si el ámbar que habéis comprado lo es de verdad.

1ª Pincharlo con una aguja previamente calentada (en un punto que quede oculto): el olor que desprende es característico como de resina, dulce, a pino, a veces parecido al incienso.

2ª Empaparlo en alcohol metílico o acetato. Si es plástico se disolverá ( no emplees disolventes como acetona o quita laca de uñas, ya que el ámbar también se disuelve en estos productos).

3ª Este es la más sencilla de las tres: mezclar 4 cucharaditas de sal en un vaso de agua (250ml), el ámbar auténtico (sin metales incorporados) flotará en líquido.

Cuidados del ámbar

Si tenéis una pieza de ámbar  y deseáis conservarla en óptimas condiciones tan sólo habéis de seguir los sencillos consejos que ahora os daré.

Para limpiar la plata existen productos que reavivan el brillo y la coloración perdida, pero hemos de tener cuidado de no rozar el ámbar con esos líquidos, y de ocurrir lavarlo inmediatamente con agua. A veces basta frotar con un paño para que la plata vuelva a brillar, ya que suele ennegrecerse con la contaminación y el uso.

Para limpiar el ámbar utilizaremos únicamente un paño humedecido o seco.

Evitaremos ponerlo en contacto directo con colonias y perfumes (esto es muy importante).

Asímismo, hemos de tener presente que el ámbar es muy sensible al agua caliente,  a los ácidos y las lejías.

Y esto es todo por hoy. El viernes os presentaré una colección de piezas que realicé con ámbar amarillo y marrón que traje  el verano pasado de la ciudad polaca de Gdansk, verdadero emporio de este “oro del Báltico”. También os  indicaré cómo incluir esta resina tan preciada entre vuestros complementos favoritos, mostrándoos algunos diseños actuales sobre este material.

Para finalizar y a modo de ilustración os presento el trabajo dos talentosas joyeras que utilizan el ámbar en sus creaciones.

 

Ambar RainDrops Earrings by Alicia Ayala

Delicados y elegantes pendientes de plata con cuentas de ámbar amarillo de la joyera chilena Alicia Ayala (Londres). Otras piezas de la artista en su tienda Etsy.

Elegant and delicate sterling silver earrings with yellow amber beads by Chilean jeweller Alicia Ayala (London). You can see other of her works on her Etsy shop.

Simply Natural Huge Amber Nugget and Hemp Necklace By Danuta

Hermoso colgante realizado con ámbar en bruto y un cordón de cáñamo trenzado por la joyera polaca Danuta (Gdansk). Otros trabajos de la artista en su tienda Etsy.

Stunning pendant with a  huge raw amber nugget and handmade hemp necklace by Polish jeweller Danuta (Gdansk). You can see other of her works on her Etsy shop.

Anuncios